Diseñados por mi

Reciclaje de ropa: Tipos de sobrehilado de orillos (Parte 2)

Lección 2 del curso online de adaptación y personalización de prendas de vestir.Donde aprenderás los diferentes tipos de sobrehilados de orillos.

























SOBREHILADO DE ORILLOS


1.Sobrehilado de orillos

Este punto se utiliza para evitar que las costuras se deshilachen. Los puntos deben ser pequeños e iguales entre sí y estar separados por unos 5 milímetros.En la imagen se muestra cómo:




2.Unión de piezas mediante costura normal

Una vez encaradas las dos telas, se pasa un hilván por donde tiene que ir la costura y se hace el pespunte a mano o a máquina tomando el hilván como guía. Cuando esté cosida, se deben atar los hilos y se quita el hilván con cuidado.


3.Unión de piezas mediante costura doble o francesa

Si la parte interior de alguna costura se va a ver, es conveniente forrar la prenda. Como eso no siempre es posible, hay que intentar que la costura quede lo más discreta posible, y éste es el mejor sistema:




Primer pespunte:



Se colocan las dos telas una sobre otra, revés contra revés, y se pasa un pespunte cerca del borde de la tela.




Segundo pespunte:



Se vuelven las dos telas, de forma que el derecho quede en el interior, y se pasa un segundo pespunte por el revés, cerca del borde que forma la primera costura.





Si la tela lo admite, es preferible planchar la costura antes del segundo pespunte para facilitar el trabajo. Si no se puede planchar, como es el caso del terciopelo o la pana, hilvanar la costura antes de pasar al segundo pespunte.

Con la plancha se debe dejar plana la costura, cuidando de no quemar la tela. Es necesario atar los hilos de los extremos.

Se plancha la costura abierta por el revés colocando un trapo de algodón húmedo (nunca mojado ) encima,las costuras se han de abrir presionando con los dedos.






4.Confección de dobladillos


a) Dobladillos rectos:



Para hacer los dobladillos y bordes de las prendas antes se deben doblar a la medida exacta, y eso puede suponer un serio problema, sobre todo cuando hay que remeter el borde de la tela para que quede oculto.








El mejor sistema es ayudarnos con la plancha si la tela lo permite (el terciopelo y la pana no se planchan nunca). Para ello, colocamos el borde de la tela sobre la mesa de planchar y planchamos un pequeño doblez de menos de un centímetro hacia dentro de la prenda, de forma que se note la marca.





Una vez planchado todo el contorno, se hace otro doblez un poco más grande (2 ó 3 centímetros) que oculte el borde de la tela. Lo sujetaremos con alfileres a medida que vayamos planchando. Ahora tenemos el dobladillo preparado para hilvanar y coser con un puntito de lado o un pespunte.



Si lo que estamos preparando es una vista, el segundo doblez debe ser más ancho, como unos 6 ó 7 centímetros, para que cuando se abra la prenda quede más bonito.





Cuidado con la temperatura de la plancha. Hay telas sintéticas que se funden si está demasiado caliente. Hacer siempre una prueba en un trozo de tela que no sirva. Si la tela es rebelde y no se queda la marca del doblez, poner un trapo de algodón húmedo entre la plancha y la tela. Eso ayuda a que se marque.




b) Dobladillos curvos:



Algunas prendas, como las capas y las faldas al biés, tienen el bajo cortado en forma de curva y deben coserse de forma diferente.







Lo primero que hay que hacer es recortar el bajo con cuidado, eliminado todos los hilitos y escalones que tenga. Debe resultar una curva suave sin dientes (cortar dejando un bajo de unos dos centímetros). Después, sobrehilar con unos puntos pequeños utilizando siempre hilo del color de la tela.





El sistema correcto para coser un bajo curvo es el siguiente:


Se hilvana el bajo a un centímetro del borde a la medida adecuada y pasa un frunce por el borde y se hace un frunce muy pequeño. Se hilvana la prenda con cuidado y se plancha colocando un trapo húmedo entre la tela y la plancha. De esta forma el vapor encogerá la tela y desaparecerá el frunce. Si la tela es fina, se cose con un punto escondido mientras que, si es gruesa, se realiza con punto escapulario.



c) Cómo coger la medida a un dobladillo: 

No es necesario coger todo el bajo, basta con la mitad, partiendo de un punto central hasta la costura lateral, y los alfileres deben colocarse verticalmente.




Una vez la mitad delantera del bajo tiene la medida cogida, hay que quitarse el vestido delicadamente y darle la vuelta, colocando el bajo a la vista.






Ahora, rectificamos posibles curvas o bolsas en el bajo, quitando y volviendo a poner los alfileres si es necesario, sin perder la medida en ningún momento.






Posteriormente, debemos extender el vestido sobre una mesa muy grande o sobre el suelo bien limpio. Debe quedar completamente extendido. Doblamos el vestido por la mitad, tomando como eje el centro del delantero, de forma que la costura lateral nos quede en medio.



Si el vestido lleva mangas, estas se sacarán hacia fuera y procuraremos que no hagan demasiado bulto.



Para asegurarnos de que está bien doblado, colocamos alfileres uniendo la parte derecha con la parte izquierda del vestido:



1.
1: en parte superior de las sisas; 2: en la parte inferior de las sisas; 3: al final de las costuras laterales; 4-5: en los escotes, doblándolos justo por la mitad; 6-7: en el centro de bajo.
2.
Estos son los puntos principales. Hay que colocar más alfileres a intervalos de 7 cm entre los   puntos 2-3, 4-6 y 5-7.
3.
En el delantero trasladamos la medida que habíamos tomado en una mitad a la otra y doblamos el bajo a lo largo de todo el vestido, formando una curva suave bajando hasta el centro de la espalda, formando la cola. Esta curva tiene que ser suave y sin picos o depresiones en la costura.






4.
Se sujeta con muchos alfileres y se pasan dos hilvanes, uno a un centímetro del borde y otro a unos 6 centímetros del borde.



5.
Finalmente sólo tenemos que coser el dobladillo.




5. Cierres, presillas, ojetes y ojales



Una presilla es un semicírculo hecho de hilo, cordón o cinta cosido a la tela, por el que se puede pasar un cordón o abrochar un botón. Veamos como se hacen las diferentes presillas:




a) Presillas de cordón:



Hay que formar ondas con el cordón y coserlas con puntadas pequeñas y fuertes al borde de la tela sin que se vean por el derecho. Para ello, en el borde habremos hecho previamente una vista y coseremos el cordón solo a la capa interior de la vista.



Las presillas deben ser del mismo tamaño y estar colocadas a intervalos regulares. Con un jaboncillo de marcar y un metro se hacen pequeñas marcas en la tela señalando dónde deben ir las presillas y qué tamaño deben tener. Si las presillas son visibles, hay que intentar que todas asomen lo mismo. 



Hay que asegurarse de que son lo bastante grandes para pasar sin dificultad el cordón elegido o los botones que queramos abrochar. Si son para acordonar la prenda, las presillas pueden ser visibles o pueden quedar ocultas debajo de la tela. Si son para abrochar botones, deben ser visibles.




b) Presillas de cinta:

En este caso, para hacer las presillas utilizaremos un pedazo de cinta fina doblado sobre sí mismo y cosido fuertemente a la tela.

Al igual que antes, deberemos coser las presillas por dentro a la parte interior de la vista y deberán ser lo suficientemente largas para pasar la cinta por ellas.





Estas presillas es recomendable que se vean, pero deben ser de tamaño regular, así que hay que hacerlas con cuidado.

c) Presillas de hilo:

Si solo necesitas una o dos presillas para abrochar unos botones, a veces es más cómodo hacerlas de hilo, aunque conviene practicar un poco antes de hacerlas en la prenda.

En el borde de la prenda, ya convenientemente rematado con un dobladillo o vista, haremos una presilla con varias lazadas de hilo. La presilla deberá ser lo suficientemente grande para abrochar el botón pero no para que éste se salga.







d) Presillas con corchetes:

Una forma rápida de hacer presillas para acordonar una prenda es utilizar la parte hembra de los corchetes.

Debéis marcar cuidadosamente dónde deben ir y coserlos sólo por las anillas pequeñas, dejando libre el cuerpo para poder pasar el cordón. Hay que tener cuidado de que no se vean ni las puntadas ni los corchetes por el derecho.






e) Cinta corchetera:

En realidad son dos cintas: una lleva cosidas las partes macho de los corchetes y la otra las partes hembra, que son pequeñas presillas metálicas de forma cuadrada.
 

Solo hay que hacer una vista en el borde de la prenda y coser la cinta sin que se vean las presillas. Tiene como inconveniente que la cinta es algo cara y que las presillas metálicas son pequeñas, así que deberemos usar un cordón fino.






f) Ojetes metálicos:

Los ojetes son unas pequeñas piezas metálicas que se colocan en la tela mediante un aparato especial de venta en ferreterías. Este aparato suele venir acompañado de una bolsita con ojetes de varios colores.

Para colocarlos, la tela debe ser resistente y estar reforzada con entretela. Hay que marcar muy cuidadosamente el lugar exacto y la distancia entre ellos ya que, si nos equivocamos, no hay arreglo posible.






g) Ojetes bordados:

Para conseguir un efecto más realista, en lugar de colocar ojetes metálicos se puede bordar el agujero a punto de ojal. Es algo más laborioso pero queda mucho mejor.






h) Ojales:

Los ojales se hacen generalmente en el borde de la prenda sobre tela doble. Si la tela es muy fina, conviene reforzarla por dentro con entretela. Hay que utilizar hilo de torzal especial para ojales o el hilo doble, de esta forma las puntadas serán más gruesas y quedará mejor.







1.
Señala con mucho cuidado la posición exacta de cada ojal con un alfiler para asegurarte de que están repartidos de forma equilibrada.
2.
Cuando estés seguro, sustituye los alfileres por un hilván del largo exacto que tiene que tener el ojal.
3.
Alrededor de cada señal, pasa un hilván en forma de rectángulo para evitar que se muevan las telas.
4.
Después, corta la tela con ayuda de las tijeras con cuidado de no hacer el corte más grande de lo debido.
5.
Finalmente, pasa un sobrehilado pequeño alrededor de todo el corte para evitar que se deshilache al coser el ojal.
6.
Se clava la aguja por la parte de abajo del ojal y se saca por encima, y se vuelve a sacar por debajo. Antes de estirar el hilo, se pasa la aguja por debajo de la lazada que se ha formado y se tira suavemente del hilo hacia arriba.
7.
Se repite la operación clavando la aguja justo al lado de la anterior puntada. Cuando se llega al extremo del corte, las puntadas deben formar un semicírculo.
8.
Para terminar el ojal se dan varias puntadas largas, una al lado de la otra. Para evitar que se deshaga, se dan varias puntadas pequeñas y en el mismo sitio por la parte del revés.



Te interesa:

Reciclaje de ropa: Tipos de costuras a mano y a máquina ( Parte 1)


Práctica la Moda Sostenible: Transforma una falda vaquera DIY





Ahora te toca a ti comentar:



Hay algun tipo de sobrehilado que no conocías?


Dime cual en comentarios  y también si te ha gustado compártelo en tus redes sociales,te lo agradezco,así demuestras que valoras mi trabajo y tiempo :) Nos vemos en las Redes Sociales....


Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic


2 comentarios:

  1. Holaaaa me encanto el post. Me encanta coser y asi aprendendo
    tienes una nueva seguidora.

    Http://rincondelarla.blogspot.com.es
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Pilar, encantada de conocerte y poder ayudarte con mi post. Por cierto como me has conocido, desde donde has llegado? Gracias y buenas noches

      Eliminar

Gracias por compartir tu opinión,me ilusiona ver cada comentario :)

Post nuevo Post antiguo Home
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...